Jugar en casa con los niños

En esas largas tardes de invierno en que no deja de llover muchas veces no sabemos ya qué hacer para poder disfrutar del ocio en familia sin tener que recurrir a sentarse frente al televisor.

Aquí os dejamos algunas ideas para esas tardes de alfombra.

 

Veo, Veo

Uno de los clásicos, un juego de adivinanzas con el que podremos entretener sobre todo a los más pequeños, con lo que además de ayudar a aumentar su vocabulario también realizamos un ejercicio de atención, haciéndoles observar su entorno con detalle.

 

Prohibido Pronunciar

Otro juego sin material y que provocará muchas risas entre los más pequeños. Consiste en mantener una conversación en la que se prohíbe pronunciar una determinada consonante que se ha de sustituir por otra.

 

Construye tu dibujo

Con solo un lapicero y un papel. Comenzaremos dibujando una línea curva que termine donde ha comenzado, a partir de ahí iremos rotando el papel para que cada uno añada algo en función de su imaginación del dibujo. ¿Cómo acabará?

 

Las películas

Un clásico de las reuniones de adultos al que también podemos jugar con los niños. Uno de los equipos piensa una película y el resto deben adivinarla. ¿Os imagináis definiendo Bambi?

 

La palabra interminable

Para los más pequeños, este juego les divertirá y les ayudará a distinguir sílabas. Consiste en ir encadenando palabras empezando con la última sílaba de la palabra anterior. Por ejemplo: Si la primera palabra es pato la segunda podría ser tomate, tetera, raqueta, talón, loncha, chaleco… Pierde el jugador que se quede sin nada que decir

 

¿Quién soy?

Un clásico más para terminar, elegid varios personajes famosos y escribidlos en tarjetas o post-it         que deberán colocarse en la frente. Cada jugador deberá tratar de averiguar quién es realizando preguntas al resto del grupo que solo se puedan responder con un si o un no. Por ejemplo: ¿soy un dibujo animado?, ¿soy azul? …

 

Hasta aquí el rato de juegos en casa, aunque para jugar fuera también tenemos los mejores juegos tradicionales para niños.