Precauciones a tener con las piscinas comunitarias

Cumplir la normativa en una comunidad de vecinos con piscina comunitaria es esencial. Solo el buen uso de las instalaciones y el comportamiento adecuado respetando las normas establecidas garantizarán el correcto funcionamiento de la piscina y el disfrute de los bañistas. Para ello, se deben tener ciertas precauciones que permitan el uso de la piscina en los meses de verano y algunas medidas para que el disfrute de la misma sea completo. Estas las puedes ver aquí:

  • Tener un puesto de socorrismo con un profesional que atienda los problemas que le puedan surgir a los bañistas y que se encargue de vigilar la piscina durante las horas en las que permanezca abierta. Aunque este requisito no es indispensable en todas las Comunidades Autónomas, es recomendable para evitar problemas la presencia de un socorrista, ya que si ocurriera algo, la responsabilidad sería del presidente de la comunidad de vecinos y el responsable de las medidas aprobadas en la junta.
  • Disponer de medidas de control y seguridad, como la prohibición de la entrada de menores solos al recinto, la no utilización de accesorios que puedan dañar o molestar a otros bañistas como pelotas o la seguridad de que las normas se cumplen.
  • Fijar un horario y respetarlo. Es imprescindible que la comunidad de vecinos fije un horario, tras haber sido aprobado por la mayoría de los vecinos, y se encargue de que este horario se cumpla, evitando molestias que pueden ser causadas si la piscina se ocupa antes de lo previsto o más tarde de lo establecido.
  • Tomar el sol con precaución y evitar hacerlo de las 12 a las 15 horas con el fin de evitar efectos nocivos. Además, no hay que olvidar protegerse con crema solar de alta protección.
  • Se recomienda el uso de gorro al bañarse en la piscina para mantener el agua en perfectas condiciones y limpia.
  • Es imprescindible utilizar chanclas de piscina en todo el recinto evitando ir descalzo ya que se podrían coger hongos.
  • Como en todas las piscinas, cualquier bañista debería ducharse antes y después de bañarse con el fin de seguir unas normas de higiene. Antes para entrar limpio a la piscina y después para deshacerse del cloro.
  • Respetar las dos horas sin baño después de comer para evitar cortes de digestión y meterse al agua poco a poco para habituar al cuerpo al cambio de temperatura.