Velocidad sin miedo

Los amantes de la velocidad nunca tienen suficiente, siempre quieren que su coche sea el más veloz y una vez logrado quieren que supere su propio record. Es algo muy peligroso, un mínimo descuido al volante a tan altas velocidades daría un resultado fatal.

No falta quien adapte sus motores y demás componentes para que su vehículo sea más rápido y tenga menor tiempo de respuesta, pero cada coche tiene cierto límite y cuando este se rebasa, cambiando hasta lo que no debía, comienza el juego de la ruleta rusa. No obstante, la industria automotriz siempre busca complacer los gustos de los más arriesgados u osados haciendo que sus coches casi vuelen. Cómo muestra le resumimos algunos de estos proyectiles del camino.

Los automóviles más veloces del mundo

 SSC Ultimate Aero: tiene un motor V8 Twin – turbo de 6.3 litros, alcanzando una velocidad máxima de 256.18 mph. Ha llegado a obtener el record del coche más veloz del mundo por la empresa de Records Guinness. Su diseño 100% deportivo y sus espectaculares puertas tipo pelicano no lo hacen pasar desapercibido, ni siquiera estacionado.

Koenigsegg CCXR Edition: un biplaza con tecnología de punta, tiene un motor V8 con 5 litros y 2 cargadores, alcanzando así 255 mph. Armado con sensores y una gran cantidad de aplicaciones que dejan muy poco a la imaginación de lo que puede hacer.

Hennessey Venom: es un súper deportivo con 725, 1000 o 1200 caballos de fuerza. Se basa en uno de los más emblemáticos modelos de Dodge, el Viper  SRT. Su motor es de V 10 de 900 y 8554 centímetros cúbicos de cilindrada, con una velocidad máxima de 254.762 mph.

Bugatti Veyron: durante muchísimos años ostentó el título como el más rápido del planeta, todo debido a los 16 cilindros en W con 4 turbo compresores que generan una potencia inaudita. Tiene  una transmisión secuencial de 7 velocidades, que le llevan a desarrollar 253 mph.

Ferrari Enzo: aunque se encuentra por debajo de los “aviones” anteriores, es uno de los mejores automóviles que ha hecho la marca del corcel bravío. El mismo Michael Schumacher participó para la puesta a punto de esta joya, el resultado, un deportivo con motor de V12 de 6 litros, con una velocidad máxima de 225 mph. El objetivo era crear un GT (Gran Turismo) que se basara en los bólidos de fórmula 1.

Su vehículo puede que no sea ni la sombrea de uno de estos, pero es su mejor compañero y le lleva a donde quiera. Si tantas modificaciones lo han hecho perder el norte y, con ello, su coche ha llegado a su fin, una buena opción para darle el adiós es a través de cochesparadesguace.com. Donde podrá tasarlo y obtener el precio que se merece.