Animales en peligro: Dragón de Komodo

Para los auténticos amantes de los animales hay pocas cosas más lamentables que enterarse de la desaparición de una especie. Sobre todo porque casi siempre es debido a la acción humana, que egoístamente hace uso de los recursos del planeta sin importarle las consecuencias para otros seres vivos que también los necesitan.

Lamentablemente este es también el caso de uno de los animales más ancestrales y emblemáticos de nuestro planeta, el famoso dragón de Komodo. Se trata de un ser antiguo y primitivo, descendiente casi directo de los dinosaurios, con los que le conecta su antecesor el Megalania prisca, extinto hace unos 40000 años.

Una especie robusta en una situación frágil

Se trata de una especie que en circunstancias normales tendría la supervivencia casi asegurada, ya que está dotada de importantes ventajas evolutivas. No solo tiene un gran tamaño que le convierte en la especie de lagarto más grande del planeta, también son muy fuertes e increíblemente rápidos para un reptil de su tamaño.

Por si esto fuera poco también tienen un olfato de lo más desarrollado y una mordedura enormemente tóxica que hacen que cualquier presa tras ser mordida aunque logre huir caiga pronto debido a la infección provocada, siendo encontrada antes o después por este terrible depredador. Son sencillamente el superdepredador de su ecosistema, lo que debería bastarles para sobrevivir…

Aparte son capaces de sobrevivir mucho tiempo sin ingerir alimentos, son capaces de ingerir el 80% por ciento de su propio peso en una sola comida con lo que solo necesitan alimentarse una vez al mes, además pueden hacerlo de carroña lo que aumenta las posibilidades de lograr alimento. También son capaces de reproducirse mediante partenogénesis, la hembra puede poner huevos sin la ayuda de un macho, lo que les debería permitir seguir adelante como especie en condiciones en las que casi cualquier otra se extinguiría…

Entonces si son terribles super depredadores, capaces de sobrevivir casi sin alimento, de reproducirse sin ni siquiera necesitar de pareja… cómo es que están en la lista Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN que supone la antesala del peligro de extinción, como es posible si tienen prácticamente una reserva natural dedicada a su supervivencia, el Parque Nacional de Komodo?

El ser humano como mayor amenaza

Pues por el ser humano claro… los indonesios que conviven con el dragón de Komodo, los lugareños de la isla de Flores, no sienten especial cariño con este peligroso animal, pese a ser sus vecinos no colaboran con su protección sino que siguen expandiendo sus zonas de cultivo y reduciendo así el hábitat de los dragones, además de cazar los animales que también son sus presas.Tanto el parque como los dragones suponen un reclamo por una parte para aventureros mochileros que quieren ver a estas famosas criaturas y por otra para cazadores furtivos que quieren añadir las más exóticas piezas reptilianas a su colección… a menudo se hacen pasar por simples turistas.

Las autoridades indonesias están concienciadas de la necesidad de proteger a sus dragones, pero resulta casi imposible controlar un parque natural que está repartido entre las cinco pequeñas islas en las que habitan estos lagartos. Quizá ya sea demasiado tarde para salvarlos como temen los expertos, la población es tan escasa y está tan repartida que la poca diversidad genética será un problema a medio plazo.
De todas formas sin la colaboración humana, sin la concienciación de que debemos dejar en paz a estas criaturas para que puedan recuperarse, mucho nos tememos que los dragones de Komodo es cuestión de tiempo de convertirse en leyenda, en historias pasado.