Articulos de regalo

selfpaper

Que levante la mano a quien no le gusta que le regalen cosas. Bien sea por su cumpleaños, santo o por cualquier día especial. O simplemente porque sí, porque nos lo merecemos. La verdad que hoy en día las personas solemos tener de todo, no es como antes que si miramos atrás había muchas más carencias. Antes me refiero a cuando éramos pequeños la verdad que cualquier regalo nos encantaba y nos hacia un montón de ilusión, daba igual lo que fuera una simple muñeca sin accesorios o un tirachinas. Cualquier cosa para nosotros era lo mejor, recuerdo que llegabas a la escuela y todos te enseñaban sus juguetes nuevos, evidentemente los niños de familias más pudientes tenían juguetes más caros, pero nos daba igual eran otros tiempos y todos jugábamos felices sin importarnos nada.

Hoy en día es diferente, los niños ya no agradecen de la misma manera, y encima si no es el juguete que esperaban te montan un pollo y se enfadan. Hoy en día sinceramente con las tecnologías los niños no saben jugar, cada vez son más los niños que a una temprana edad empiezan a pedir videoconsolas en vez de juguetes de su edad o simplemente material para manualidades. Es una pena que nuestros hijos no estén adquiriendo esos valores, los de conformarte con lo que tienes y jugar como un niño. Yo sé de niños que si van con sus padres a cualquier sitio, al campo, al parque, deben llevarse consigo el móvil para que el niño juegue un ratito. Pero por el amor de Dios donde va a llegar esto, si nuestros hijos más que niños parecen máquinas.

De hecho existen anuncios hablando de lo poco que se habla ya en familia, que nos sentamos a la mesa y el móvil nos tiene que acompañar siempre. Lo mejor es si tenemos que hacer un regalo buscar bien podemos mirar en http://www.selfpaper.com/ donde podemos encontrar un amplio surtido de regalos y poder acertar. No debemos dejar que las tecnologías nos invadan. No digo que no las utilicemos pero que dejemos ser a los más pequeños lo que son niños, y les enseñemos a jugar con juguetes en vez de con maquinitas. Esos recuerdos permanecerán por siempre, al igual que a mí no se me olvidaran nunca los buenos ratos que pasaba de niña jugando en la calle con todos mis amigos y amigas.