Hidrolimpiadoras: Cómo funcionan y ventajas e inconvenientes

Si hay algo que hacemos habitualmente es limpiar. Por suerte, contamos con herramientas que nos facilitan el trabajo y nos permiten hacerlas en menos tiempo. En el caso de la limpieza de exteriores y vehículos, las hidrolimpiadoras son nuestras mejores aliadas.

Las hidrolimpiadoras, por si no las conoces, son máquinas que liberan agua a presión y resultan ideales para combatir la suciedad adherida en superficies como suelos, vehículos, muros o paredes e, incluso, para desatascar tuberías o canalones.

En el siguiente artículo, vamos a ver cómo funcionan, así como sus ventajas e inconvenientes

¿Cómo funcionan las hidrolimpiadoras?

Podríamos decir que una hidrolimpiadora es una máquina que reemplaza a la manguera que se utiliza para la limpieza de exteriores o vehículos.

Lo habitual es que se conecte a un grifo de agua mediante una manguera especial (puede soportar altas presiones), aunque las hay que también pueden coger agua de un tanque o depósito siempre que tenga suficiente caudal de agua.

El agua procedente del grifo o del tanque pasa a la hidrolimpiadora y, desde ahí, es expulsada a alta presión por una bomba con ayuda de un motor. Este motor puede ser eléctrico o de combustión. También los hay que funcionan con una batería que se acopla, aunque son los menos.

Si el motor es eléctrico, es necesario enchufar la hidrolimpiadora a la toma de corriente. Si funciona con combustible, hay que rellenar su tanque con gasolina o gasoil dependiendo de cuál de los dos use.

Aparte de la manguera que une el grifo con la hidrolimpiadora, hay otra que une la limpiadora con una pistola de alta presión. Apretando el gatillo de dicha pistola se libera agua y soltándolo, se corta.

A esta pistola se le suelen conectar diferentes lanzas y boquillas que permiten ajustar la presión o el ángulo con el que saldrá el agua.

Ventajas e inconvenientes de las hidrolimpiadoras

Si comparamos la hidrolimpiadora con cualquier herramienta manual, incluyendo la manguera, está claro que esta máquina permite limpiar en menos tiempo, incluso con suciedad persistente, debido a la fuerza con la que expulsa el agua y el flujo de agua que proporciona. De todas formas, el tipo de suciedad que es capaz de eliminar depende de las características técnicas de la limpiadora en sí.

Por otra parte, según Limpiaplanet.com no se recomienda utilizar la hidrolimpiadora para limpiar superficies que puedan doblarse, hundirse o romperse como vidrios delgados o plásticos, excepto si cuenta con alguna boquilla que permita regular la presión del agua y así adaptar la fuerza con la que sale el agua a cada tipo de superficie.

Otra recomendación importante desde el punto de vista de la seguridad es tener cuidado a la hora de manejarla. Recuerda que la fuerza con la que sale el agua de la manguera de la hidrolimpiadora es bastante alta, por lo que el impacto del chorro con alguna parte de nuestro cuerpo podría actuar como una sierra, provocando unas consecuencias totalmente indeseadas.

Como habrás visto, las hidrolimpiadoras nos facilitan enormemente la limpieza de exteriores y vehículos, ahorrándonos tiempo y agua. Sin duda, son una buena inversión.