Zapatillas para correr

Últimamente asistimos a un boom entre muchas personas de clases sociales diferentes: nos referimos a un movimiento que nos acerca en el esfuerzo, que nos iguala en el sudor y en el sacrificio y que además aporta valores que tienen que ver con la superación, la igualdad y el trabajo colectivo. Nos referimos a ese gran boom deportivo que se llama running; deporte que no necesita una gran inversión, aunque si queremos hacerlo con garantías tendremos que invertir algo de dinero en un buen para de zapatillas para correr.

 

La primera cosa que se debe comentar es que no existe el zapato idóneo para correr. Cuando se corre, influyen todo género de circunstancias: la biomecánica, el peso, la superficie sobre la que se corre y la manera de los pies, lo que quiere decir que no hay una zapatilla que se amolde a todo género de corredor.

Una de las cosas que hemos sentido durante la experiencia en revisiones de calzado es la manera en que nuestra red de corredores habla cuando mandan sus impresiones sobre las zapatillas que han probado. De manera frecuente, no charlan de las cosas que hace el undefined, sino se centran en las cosas que no hace. Como por ejemplo: no pellizca, no se aprecia pesado, no hace sudar a los pies – y de esta manera consecutivamente. Esto prueba que, para muchos corredores, el propósito al escoger un calzado es sencillamente localizar zapatillas que se sostengan “fuera de su mente”, no se entrometan en su carrera y sencillamente le dejen proseguir adelante con ella. O sea, no se trata de buscar mejoras sino más bien de no apreciar deficiencias ni inconvenientes. Cuanta más experiencia se adquiere, más se busca una funcionalidad concreta requerida en una zapa – de ahí que le undefined a cada modelo una inspección tan meticulosa – mas merece la pena rememorar que, en un nivel básico, la comodidad es la clave.

De qué manera seleccionar tu zapatilla idónea para correr

Existen 3 categorías esenciales que te van a ayudar a hallar el mejor modelo:

Peso: Las zapatillas de running más ligeras acostumbran a tener menos amortiguación, lo que puede hacer que se sientan más veloces. Dicho esto, si tienes pensado hacer grandes distancias, la amortiguación auxiliar de una zapatilla más pesada podría ser una opción idónea.
Drop: “El drop” de una playera es la diferencia entre las medidas del talón y del antepié, o bien en

términos fáciles, cuánto caen los dedos de los pies bajo el talón. Una caída más alta puede llevar a un mayor impacto del talón. La mayor parte de los zapatos tienen una caída de entre ocho y doce milímetros, ciertos zapatos tienen menos de seis mm y ciertos diseños minimalistas tienen caída cero.

Amortiguación: La amortiguación da absorción de impactos. En el laboratorio se examinan las medidas de amortiguación en el talón y la parte delantera del pie, al objeto de darte una idea de la amortiguación general en todos y cada parte.

Acá te dejamos ciertas zapatillas mejor valoradas de diferentes modelos:

Nike Pegasus treinta y cinco

Peso: 265g (M), 227g (W)
Drop: 12mm (M), 11mm (W)
Ganó el premio Runners World a la mejor adquisición el año pasado, y aún estamos encandilados con esta zapatilla. Si bien más de ciento diez euros difícilmente puedan parecer una baratija, con este zapato conseguirás una genial relación calidad precio. La Pegasus ha alcanzado la edad de treinta y cinco años sin molestar prácticamente a absolutamente nadie, y a los probadores les ha encantado esta última versión, que ha alterado mucho al tiempo que ha preservado su ADN “bueno para cualquier clase de carrera o bien entrenamiento”. El zapato es 30g más ligero que las versiones precedentes, tiene amortiguación de rebote, merced a una unidad Air de longitud completa (previamente los Air pods estaban solo en talón y antepié), y ahora tiene una construcción de bota y una sección de talón elevada para un gran ajuste. Todo ello ha desatado una tormenta entre los entusiastas de la Pegasus y asimismo en ciertos recién llegados a este modelo.

Adidas Ultraboost diecinueve

Peso: 310g (M), 268g (W)
Drop: 10mm (M), 10mm (W)
Esta actualización de la Ultraboost es más significativa que las versiones previas, en tanto que los cambios se han centrado en hacer de él un mejor calzado para correr, en vez de una zapatilla de tendencia. La mejora más notable viene con el ajuste de la zapatilla; un nuevo dispositivo bloquea el talón en el calzado y se siente tranquilizadoramente fijo en torno a la parte trasera del pie, en especial cuando el cuello del talón más aerodinámico y rediseñado sustituye al frecuentemente enclenque y demasiado acolchado de los modelos previos. El resto de la zapatilla marcha como es de preveer, el boost prosigue ofertando esa conducción familiar a fin de que los apasionados puedan reposar sosegados. Una adquiere segura.

Nike ZoomX Vaporfly NEXT

Peso: 187g (talla ocho hombres)
Drop: 8mm (M)
¿El zapato más veloz que el dinero puede adquirir? Bueno, eso depende de ti y de cuánto dinero tengas (y precisarás un tanto), mas esta es la última aparición de una zapatilla Nike transgresora y ya tiene ciertos resultados increíbles en su haber, entre aquéllos que se puede destacar, evidentemente, la victoria de Kipchoge en la ciudad de Londres.
Los puntos culminantes son más ZoomX en la parte delantera, cordones descentrados para calmar la presión en el pie y más goma en la parte inferior.

Brooks Glycerin diecisiete

Peso: 300.5g
Drop: 10mm
La Glycerin diecisiete tiene un objetivo; confort, simple y claro. Esta zapatilla de entreno undefined neutra es la pareja más suntuosa que Brooks tiene para ofrecer ahora, y ha encantado a muchos corredores que solo desean un zapato que se sienta clemente con su pie.
Al paso que esto lo transforma en uno de los zapatos más pesados que hay, la “Glicerina” es asimismo uno de los más suaves tratándose de amortiguar, y esto agradará a muchos.